Linkedin

https://es.linkedin.com/in/alserrod

Alejandro Serrano


Alejandro Serrano

lunes, 30 de mayo de 2016

"¿Y esperas que comprenda esto?". Respuestas múltiples en una auditoría




Caso genérico. Auditoría internacional de muchos aspectos internos. Acude un equipo, cada uno de un país diferente a auditar diferentes cosas en muchos departamentos. Hay un calendario donde cada uno se presenta a las áreas que audita, reuniones intermedias, reunión final y, vamos.... lo típico, que está organizado para que puedan ver todo lo que desean.

Recuerdo dos situaciones, cuanto menos, curiosas.

La primera había sido en la unidad en la que yo estaba pero hacía unos años. Formaba parte del "anecdotario" de las risas que había generado.

A un empleado (ya bastante mayor) le habían seleccionado al azar para ser entrevistado. Le habían hecho unas pocas preguntas y, le habían llevado a la zona donde se exponían los indicadores de negocio, su evolución, planes de acción y demás.
El auditor le preguntó si sabía lo que significaba y si se lo podía explicar.

El empleado, más claro no pudo ser. Su respuesta fue: "No entiendo mi nómina así que como para entender todos estos papeles".

Se lo tradujeron al inglés al auditor quien puso unos ojos como un búho.... tragó saliva y simplemente lo dio como "nulo". O sea, no lo tuvo en cuenta. Asumió que una persona de 60 años.... con hacer bien su trabajo, contentos. Pidió aleatoriamente dos personas más y estos sí le supieron responder.



En mi caso, una vez me vinieron y preguntaron por una persona en concreto. Fueron "tirando de trazabilidad". De un problema, sacar la documentación, de ella, quiénes habían sido notificados, cómo, documentos, y en un papel donde estaban los nombres de los empleados pedir hasta la hoja de flexibilidad de operaciones y el nombre de todo el equipo para ver que no faltaba nadie y.... señalar a uno en concreto. Se apuntó el nombre en un papel y pidió que acudiese para ser entrevistado.

Fui a buscarle. Le pedí a un jefe de equipo que se pusiera en su lugar durante la auditoría y, según le acompañaba a ver al auditor, sabía que tenía treinta segundos para decirle lo que intuía que le podrían preguntar y, sobretodo, que confiase en sí mismo, que seguro que lo haría bien.

Habíamos trabajado mucho la auditoría. Y no solo documentalmente sino a pie de campo.
¿Cómo?. Pues haciendo las cosas tal y como se esperaban de nosotros.

Yo no podía estar mientras se le entrevistaba. El auditor había salido ya molesto de una situación previa (que ahora contaré) y solo permitía que estuviera el entrevistado y un traductor.

Sin embargo.... ¡Salió bien!
Eso sí, lo primero que hizo fue pedirle su carnet de identidad para comprobar que era él (se había anotado el nombre de la persona que, aleatoriamente, iba a entrevistar)


¿Por qué le pidió la documentación?

Por lo que supe, en otra sección, pidieron a un jefe de equipo del turno opuesto que se quedase por horas extras. Piden a una persona al azar y.... le envían a él. El auditor desconfía de la precisión de las respuestas y le hace una pregunta trampa: que citase el nombre de todas las personas de su equipo de trabajo. Quedó en evidencia que se la estaban intentando colar, no dio por buenas las respuestas y lo que hizo fue, señalar a dos personas con el dedo y decir que esas dos personas directamente, sin pedir nombres.... y sin que le intentasen engañar.

Por eso, cuando fueron a mi unidad, tomaron nota de los nombres, eligieron uno, lo apuntaron y le pidieron hasta la documentación.




PD. Toda historia tiene su "contrahistoria". Al año siguiente en la auditoría anual que correspondía acudió el mismo auditor y, aunque para términos diferentes, estuvo en la misma sección donde se la habían intentado colar.

Eligió al azar un equipo y quería entrevistar al jefe de ese equipo para que le respondiese cómo actuaba ante determinadas situaciones.

El "elegido" era precisamente el que le habían intentado camuflar el año pasado. Lo reconoció a la primera y dijo: "tú eres el del año pasado, verdad???" (sí, muchas auditorías pero anda que tienen memoria).
El responsable de la unidad le dijo que sí..... pero que en esta ocasión habían pedido un jefe de equipo (no un operario), lo había pedido aleatorio y ahí tenía el nombre de quien había pedido.... que el azar había hecho que el mismo.
El auditor lo dio por bueno (el azar es el azar) y fue a él a quien entrevistó. El jefe de equipo se desenvolvía muy bien (por eso intentaban hacerlo pasar por operario el año anterior) y salió satisfactorio.


Pero menuda memoria que tienen los auditores!!!!

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada