Linkedin

https://es.linkedin.com/in/alserrod

Alejandro Serrano


Alejandro Serrano

miércoles, 1 de junio de 2016

¿Dónde dejo el bocadillo?



Sí, esa y otras preguntas son tan simples como cotidianas.

Si una fábrica es pequeñita puede guardarlo todo en la taquilla en los vestuarios. Cuando la fábrica ya es más grande desconfían de dejar según qué cosas en las taquillas y, sobretodo, lo que puedan necesitar más, lo desean tener cerca para evitar desplazamientos.

En una ocasión participé en un grupo pluridisciplinar para mantener ordenadas las líneas de trabajo. Chaquetas, bocadillos y lo que fuese había por doquier.

Apliquemos la premisa de 5S: Una cosa en cada sitio y cada cosa en su sitio.

¿Tenían perchas suficientes los empleados para dejar las chaquetas?. En la dotación de invierno se les daba una chaqueta que, quizá a primera hora de la mañana la llevasen puesta pero conforme pasase el día y entrasen en calor quisieran quitarla. ¿Hay medios para dejarla en un lugar ordenado o tenían que colgarla de algún contenedor de piezas?.

Esa es la primera tarea a resolver por el responsable de cada una de las unidades productivas.


La segunda parte era la del bocadillo y otros enseres personales. ¿Hacemos una lista de enseres mínimos que se llevan?. Bocadillo y otras cosas que hayan llevado para almorzar, monedero, llaves, móvil (no sé si por su valor y tenerlo cerca o por si tienen que llamar, pero todos lo llevaban).

Asunto curioso. Se les dota a todos de unas minitaquillas para poder guardar esto a pie de línea, muy cerca de las mesas donde almorzaban y de sus puestos de trabajo y siempre hay quien dice que son pequeñas.

Llega lo del "huevo y la gallina". Descubres que hay quienes parece que primero miden el tamaño de la taquilla y luego se compran una mochila que quepa ahí. Como la pongas más grande, mochila más grande. 
Vamos, lo típico de "da igual de qué medidas sea el maletero de tu coche, seguro que te falta sitio para vacaciones" pero aplicado al día a día.
Eso y que algunos/as parecía que se traían un bolso de Louis Vuitton.

La política estaba clara: sitio para los enseres necesarios y el resto, en las taquillas de vestuarios.
Evitar todo tipo de objetos personales, comida, etc... junto a las piezas (ya no sé si más por orden que por salubridad o a la inversa pero evitarlo) y todo ordenadito, que no era tan difícil.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada