Linkedin

https://es.linkedin.com/in/alserrod

Alejandro Serrano


Alejandro Serrano

jueves, 14 de julio de 2016

Agua, solo agua y nada más que agua.




Por supuesto en verano o días de calor, pero también en invierno, hay momentos en los que a todos les apetece beber algo para refrescarse y saciar la sed.

Nada..... diez segundos pero no deja de ser una necesidad física.

Sin embargo, en todos los sitios por los que he pasado, una norma básica: el agua en botellines de agua mineral transparentes.
Si alguien quería una cocacola u otro refresco, seguro que podía esperar a la pausa del café. En línea de montaje se permitía tener agua y se ponían incluso sitios habilitados para depositar el botellín sin que se cayese al suelo y el empleado lo tuviese muy a mano.

Que bebiese agua era lo más normal del mundo.... yo mismo lo hago mucho en verano y es altamente recomendado por autoridades sanitarias.

Pero insisto. Agua y en botellines transparentes.


¿Conocéis la situación esa de poner otro líquido en una lata porque es lo primero que hay a mano y alguien le acaba echando un trago?
Pues cuando realmente se da el caso, te pones un poquito más serio.


Toda norma tiene su excepción..... un empleado me pidió traer de su casa un termo pequeño por el motivo de que en verano el agua se quedaba más fría. Rompía todas las reglas, por supuesto, pero a los problemas.... soluciones.
Miré el termo, le pedí que escribiese la palabra AGUA en el mismo y que lo usase depositándolo siempre en los lugares establecidos.

==> lo que preocupaba de esos recipientes es que no ves si el interior es transparente o "turbio" (que hace pensar que es todo menos agua). Lógicamente, disolvente, alcohol y algunos otros líquidos son transparentes. Ahí venía la norma número dos para el personal de mantenimiento: usar recipientes apropiados y nuuuuuuuunca un botellín de agua para cualquier tipo de líquidos.

Una norma complementaba a la otra.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada