Linkedin

https://es.linkedin.com/in/alserrod

Alejandro Serrano


Alejandro Serrano

miércoles, 27 de julio de 2016

Ejemplos de flexibilidad horaria III



y.... el ejemplo de flexibilidad horaria en un entorno industrial.

Pondré varios.

1- Empresa que opera todos los días del año. Por motivos de costes le es barato trabajar los fines de semana pero por convenio tienen pactado descansar un fin de semana de cada dos. Así pues, la plantilla trabaja un fin de semana de noche, descansa otro, trabaja otro de mañana y descansa otro. Por las tardes apenas hay un retén con un turno especial para mantener la maquinaria operativa.

La propuesta de la empresa era de turnos correlativos para maximizarlos, o en su lugar, proponer trabajar 12 horas, computando como pluses extras y haciendo que se trabajasen menos horas entre semana.

Después de negociar aceptan un horario de diez horas. El turno de noche empezaría a las ocho de la tarde y el de la mañana estaría hasta las cuatro de la tarde. Habría cuatro horas con máquinas paradas simplemente donde mantenimiento podría trabajar en ellas.

Sin embargo, sí que conocí calendarios especiales donde se habían organizado para turnos de doce horas en el mismo sitio.

U otra persona que tenía pactado trabajar un fin de semana entero y luego la siguiente semana trabajar el miércoles de mañana, irse a su tierra y volver el lunes por la mañana para trabajar por la tarde. Lo hacía una vez al mes.

Al margen de estas peculiaridades, y más aplicado para toda la plantilla, cosas que he visto muy habituales son las de aceptar la empresa tener hasta un determinado número de días de paros por falta de pedidos y que la plantilla los cobre íntegros y que luego los tenga que recuperar los fines de semana por horas extras.... o al revés, exceso de pedidos y, con un mes de preaviso, obligatoriedad de acudir un viernes noche, sábado mañana o lo que pidiera el calendario como si de un día laboral normal se tratase, y poder elegir si cobrarlo como horas extra en la nómina o como días de descanso (prorrateados al mismo precio que la hora extra) pactado con su jefe en fechas.

Casos en los que hay que amoldarse. Pues sí.... la gente querría trabajar de lunes a viernes pero hay veces que se reciben unos picos de pedidos que, si no se aceptan, alguien los aceptará y se pondrá en situación más ventajosa. Y otras veces en que no hay pedidos y, o llegamos a un acuerdo o echamos la llave.


o.... ¿Qué agricultor no sale a trabajar cuando la cosecha está perfecta y se intuyen tormentas o cuando hay alguna inclemencia y luego se queda en casa el día que llueve y no se puede trabajar en el campo?


A otro nivel, es parecidito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada