Linkedin

https://es.linkedin.com/in/alserrod

Alejandro Serrano


Alejandro Serrano

jueves, 21 de julio de 2016

Lo barato.... sale caro



El primero que lo certifica, y profesionalmente, soy yo mismo.

Situación real: lanzamiento de un nuevo proyecto. Muchas máquinas nuevas, muchos recambios, etc....

Era esperable que los ingenieros que habían diseñado el proceso, conjuntamente con las empresas de maquinaria especializada con las que habían trabajado, de cada máquina hubiera siempre una "titular", una de recambio y luego, informáticamente, estuviera todo codificado para que una petición a almacén por código interno llevase un proceso "normal". Esto incluía también a los recambios y "piecerío" de dichas máquinas.

Situación que me encuentro: De una de las máquinas no había recambios ni estaba codificada. Se empieza a trabajar con ella y, como no estaba bien calculado uno de los parámetros, sufre un sobredesgaste y la parte que estaba en contacto con el producto dura dos semanitas.
Y no había recambios.

Llamo al ingeniero para decirle la situación. Mientras tanto nos habíamos arreglado con una pieza parecida que nos permitía llegar a especificaciones pero con trabajos adicionales.

Al día siguiente tenía recambios lo cuál me hizo sospechar.... y los recambios duraban apenas un día, si acaso dos.

¿Qué sucedía?. Pues que los había comprado en una tienda de bricolaje conocida de vuelta al trabajo y pasado la factura al departamento a ver si así salíamos del paso.

No es que fuesen "malos" los productos de esa conocida tienda, pero digamos que no es lo mismo una herramienta que pueda tener yo en casa para mis tareas domésticas y que usaré de ciento a viento que una herramienta que tiene que estar operativa las 24h y sufre un desgaste increíble. Cuando una empresa te cobra mucho más por esos recambios es porque ya cuentan con que no se van a usar ocasionalmente sino que van a tener un uso intensivo.

Me enteré de casualidad el motivo del sobredesgaste y tuve una conversación con el responsable de todo.
Le aclaré, no solo el problema que se había generado por no tener recambios (que los sabía) sino el impacto que tenía y los recursos adicionales que se consumían de la compañía por una carencia.


El problema se solucionó.... pero es de los problemas que, por buscar un arreglo intermedio (recambios domésticos y no industriales) podría haber salido caro.


En definitiva.... lo que tenga en mi caja de herramientas seguro que no le vale al jefe de mantenimiento (valer, le valdrá, pero le durará dos días)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada