Linkedin

https://es.linkedin.com/in/alserrod

Alejandro Serrano


Alejandro Serrano

miércoles, 6 de julio de 2016

Si es muy complejo.... lo ignoro



Una clase cualquiera de una asignatura que a muchos no les habrá pasado desapercibida: Mecánica de Fluidos.

El profesor con una fórmula de sumas, multiplicaciones, fracciones, potencias, etc.... que ocupaba la pizarra entera. Lo uno, igual a lo otro. ¿Cuál era el resultado después de media hora de explicación?

Pues comienza.

- Esto es nulo dado que tal número es cero y.....
- Esto se anula con esto otro de la parte contraria, y tacha ambas partes.
- Esto lo conocemos. Y lo rodea (o sea, que simplemente a poner los datos que se tenían numéricos)
- Esto equivale a esta parte de aquí y se puede calcular

y..... esto es muy complejo y lo ignoro.


Y así de ancho se quedó. Ignoraba por completo parte de una fórmula.

Con el tiempo he visto que razón no le faltaba. ¿Sería el resultado correcto?. Pues no, pero posiblemente había que sacar hasta alguna integral para calcular lo que requería esa parte de la fórmula, todo para que aportase un +-2% al resultado final.
O sea, mucho tiempo para afinar el resultado total.
Si se dispusiese de medios (informatización, big data o algo parecido, pues vale) pero si se trataba de un examen donde se tenía menos de una hora por ejercicio..... había que ir al grano.

No le faltaba razón. ¿Cuántas veces tenemos doce problemas encima de la mesa y uno de ellos es solo la mínima parte de lo que nos preocupa y ahí lo tenemos en tareas pendientes?.
O se ignora (se puede hacer con educación, buenas prácticas, etc...), o se delega, o realmente lo dejamos para esos viernes por la tarde en los que no tenemos muchos planes para el fin de semana y aún tenemos la cabeza despejada. O sea, dos o tres al año.

El profesor no solo nos estaba enseñando mecánica de fluidos. Nos estaba enseñando a gestionar un diagrama de Pareto, nos estaba enseñando a distinguir lo importante de lo no relevante, etc...


Cada vez que se me han juntado cinco o más cosas de golpe y, una de ellas era la menor de mis inquietudes por más que requiriese una respuesta (a veces simplemente porque un sistema informático la requería y si no, enviaría un mensaje diario) he recordado esas palabras....

Hay muchos leones. No nos dediquemos a matar hormiguitas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada